1 de Junio, Dia Mundial de la Leche

Hace 20 años, el 1 de junio se celebra el Día Mundial de la Leche en diferentes países. Esto se debe a que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) seleccionó dicha fecha con motivo de difundir y reflexionar sobre la relevancia del alimento tan rico en nutrientes en la salud de las personas, ya que es uno de los más completos e importantes en la alimentación de los seres humanos.

En esta línea, las Guías Alimentarias para la Población Argentina, desarrolladas por el Ministerio de Salud de la Nación, recomiendan la incorporación de 3 porciones de lácteos por día. Para alcanzar dicha ración se puede consumir, por ejemplo, un vaso de leche, una porción de yogur y una porción de queso. Es decir, 500 ml entre leche y yogur junto a 30 gramos de queso por día.

Estas guías son un instrumento educativo, elaboradas con el consenso de numerosos especialistas en nutrición, que adaptan los conocimientos científicos sobre requerimientos nutricionales y composición de alimentos. Así, se transforman en una herramienta práctica que facilita a la población la posibilidad de seleccionar comidas más saludables.

De esta manera, el consumo de leche resulta fundamental para el crecimiento y desarrollo de la salud. Por esta razón, con motivo del Día Mundial De La Leche, Mastellone Hnos. celebrará durante junio los beneficios del alimento natural acercando a la población información sobre la calidad y cantidad de nutrientes que proporciona.

Año tras año, la empresa desarrolla campañas para contribuir en la difusión de los beneficios de la leche y promover su consumo, además de colaborar con un vaso de leche con quienes más lo necesitan.

Beneficios de la leche

Entre sus principales aportes se encuentra el calcio, imprescindible para la formación y mantenimiento de huesos y dientes, explica la licenciada en Nutrición Vanesa Gottau (MN 3089). Además, este mineral es necesario para adecuada contracción y dilatación de las arterias y músculos, y transmisión de señales nerviosas. Sumado a esto, ayuda en el proceso de secreción de hormonas y coagulación de la sangre.

En la leche también se encuentra la vitamina D, importante para la correcta absorción del calcio, proteínas de buena calidad, y vitamina A, clave para la piel y la vista.

¿Cómo incorporar más lácteos a la alimentación diaria?

Existen algunas estrategias recomendadas por los profesionales para sumar más lácteos a la dieta de cada día. Una sugerencia de Gottau es agregarlos en preparaciones habituales, opción interesante para variar y enriquecer nuestro menú.

En el desayuno, se puede incorporar cereales -sin azúcar- a la leche y untar las tostadas con manteca, queso blanco o dulce de leche. Asimismo, se puede agregar una porción de queso blando para tener una ingesta mayor de nutrientes.

Con respecto al almuerzo y la cena, los expertos recomiendan que no falte algún tipo de queso, como es el caso de su versión rallada. También, se puede sumar crema o leche en distintas preparaciones. En la merienda, se puede beber una chocolatada o licuado, incorporar algún yogur o, simplemente, agregar leche al café o té.

Asimismo, otra opción es terminar el día con un vaso de leche tibia que puede incluso ayudar a conciliar mejor el sueño. De esta manera, la leche y sus derivados estarán más presentes en la alimentación diaria y se alcanzarán las porciones recomendadas.

Consumo de leche en números

En medio de una caída histórica de su consumo de leche en la Argentina, la difusión y aporte se convierte en una herramienta primordial para la salud. En 2019, el consumo per cápita de productos lácteos en Argentina fue de 180 litros, según la proyección del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), organismo que depende de la Subsecretaría de Lechería de la Nación. Esto significó una baja del 5,4% en relación a 2018, cuando el consumo fue de 190 litros.

Los números del 2019 muestran que el consumo de lácteos no se pronunciaba tan bajo desde la crisis económica del 2001. No obstante, el valor más bajo registrado fue en 1990, año siguiente a la hiperinflación, cuando la cifra promedio per cápita bajó a 162 litros por año.

Pese a las actuales estadísticas, la Argentina es uno de los países de Latinoamérica con mayor ingesta de lácteos, junto a Uruguay y Brasil. Además, representan los únicos tres países latinoamericanos que superan los 150 litros de leche anual recomendados por la Organización Mundial de Alimentos (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin dudas, la leche es uno de los alimentos esenciales en la mesa de los argentinos. A través del tiempo, su fabricación y consumo se transformó en parte de la cultura. Sin embargo, resulta importante difundir y destacar su valor dentro de la alimentación y sus consiguientes beneficios en la salud.

Ultimas noticias

La información será responsable… o no será información.

0
Desde que la justicia empezó a investigar una supuesta red de espionaje ilegal y la relación que algunos periodistas tienen con esta investigación vemos...