Deuda externa según Salvador Di Stefano

El problema de Argentina no es la deuda pública, el conflicto tiene foco en un plan económico que hace que no crezcamos desde el año 2011 a la fecha. La inflación de los últimos 4 años fue del 286%, así no crece nadie. Discutir sobre la deuda es no entender el problema.

La Argentina en los últimos años no se ha endeudado, hace desde el año 2017 que la deuda pública no crece, y si miramos el déficit fiscal veremos que su financiamiento se llevó adelante mediante colocación de deuda en pesos, y dicha deuda se licuó por efecto de la devaluación. Vivimos estafando a los que nos financian. Los que nos financiaron en dólares, les postergamos el pago y les bajamos intereses, también lo estafamos.

En el último año de Cristina en el poder el déficit fue de U$S 23.360 millones, y el pago de intereses fue de U$S 5.955 millones, hay que tener en cuenta que el gobierno estaba en cesación de pagos por un monto considerable de deuda, lo cual reducía el pago real de intereses. Bajo el gobierno de Mauricio Macri, se puso en orden el endeudamiento externo, se reconocieron deudas que impedían tomar deuda en el exterior (operaban embargos sobre el país) y se capitalizaron intereses atrasados. Eso derivó que en los años 2016 y 2017 la deuda creciera, y en los años posteriores se estabilizó. El déficit fiscal durante el gobierno de Mauricio Macri ascendió a U$S 93.571 millones, en igual período la deuda aumentó en la misma proporción, algo que echa por tierra el relato kirchnerista del endeudamiento de Mauricio Macri. En el año 2020 el déficit se duplicó respecto al año 2019, pero el pago de intereses fue la mitad, producto de la reestructuración de la deuda pública.

Déficit fiscal            Total                       Intereses
2015                       U$S 23.360            U$S   5.955
2016                       U$S 29.993             U$S   8.292
2017                       U$S 30.752             U$S 12.016
2018                       U$S 19.212             U$S 10.265
2019                       U$S 13.684             U$S 12.096
2020                       U$S 27.249             U$S   6.452

Hay que contar que la deuda con los organismos multilaterales paga muy bajos intereses, a la inversa de la deuda soberana que fue colocada en los mercados. En concepto de intereses por organismos multilaterales no pagamos intereses superiores al 4% anual, mientras que hay bonos argentinos que pagaban el 8,28% anual, y en la actualidad colocar un bono en el mercado convalidaría un pago de una tasa superior al 17% anual. Planteado esto, la deuda con el organismo multilateral (entre los que está incluida la deuda con el FMI) es un regalo.

La deuda creció entre 2016 y 2017, para luego estabilizarse. La deuda con el FMI se tomó en el año 2018 y 2019, y en ambos períodos la deuda no creció, esto implica que se utilizó el crédito del FMI para cancelar deuda preexistente a tasa muy alta, que fue reemplazada por una deuda a una tasa muy baja. Hay que destacar que Argentina había dejado de ser sujeto de crédito en el año 2018, por ende, si no recurríamos al endeudamiento del FMI quedábamos en cesación de pagos y los costos sociales serían mucho peores.

En la era de Mauricio Macri, la deuda creció en U$S 91.527 millones, de ese total la deuda con organismos multilaterales aumentó en U$S 28.997 millones, en dicho período el déficit del Estado fue de U$S 93.571 millones.

En el siguiente cuadro mostramos la deuda total, y por separado la deuda con organismos multilaterales: 

Deuda pública         Total                       Multilaterales
2015                       U$S 240.665           U$S 28.953
2016                       U$S 275.446           U$S 28.084
2017                       U$S 320.935           U$S 29.611
2018                       U$S 332.192           U$S 57.950
2019                       U$S 323.065           U$S 73.399
2020                       U$S 336.087           U$S 76.661

En el gobierno de Macri la mayor deuda fue igual al déficit

No es lineal, porque las partidas son disimiles, la deuda se incrementó porque se realizaron obras públicas, se reconoció deuda impaga y se financió el déficit, pero te diría que es correcto. También la deuda que se tomó fue para pagar deuda preexistente, hay una continuidad del Estado, y la deuda colocada por el Kirchnerismo hubo que renovarla o pagarla. El crédito del FMI fue el más indicado para pagar vencimientos de deuda, y a tasas muy bajas.

El crédito que se tomó con el FMI tiene vencimientos muy elevados en los años 2022 y 2023, por ende, hay que trabajar para refinanciarlo o bien tener acceso a los mercados financieros internacionales para conseguir endeudamiento privado, pagarlo y dejar de rendir cuenta al organismo.

Conclusión

. – Es falso que durante el gobierno de Mauricio Macri la deuda se descontroló, los datos expresados en este informe son tomados del ministerio de economía. El problema es que no hubo un plan económico que seduzca a los inversores, problema que venimos arrastrando desde el año 2011.

. – Es correcto decir que Mauricio Macri no hizo ningún ajuste económico, los déficits fiscales fueron muy elevados, en especial durante el primer año de gobierno, cuando en lugar de realizar el ajuste, siguieron expandiendo el gasto.

. – La deuda argentina es muy elevada para la capacidad de pago que tiene el país, y es muy baja en función del PBI. Buena parte de la deuda pública es intra Estado, la deuda exigible, al 30 de septiembre del año 2020, es de U$S 196.960 millones, y el PBI a esa fecha es de U$S 336.131 millones, esto implica que la deuda exigible es del 59% del PBI, baja comparando con otros países del mundo.

Argentina no puede pagar en concepto de intereses el equivalente del 3% del PBI bajo este esquema económico. Lo ideal no pasa por reestructurar la deuda pública y pagar menos intereses, sería mucho mejor cambiar el plan económico, incentivar la inversión y generar a futuro mayores ingresos fiscales producto del crecimiento económico, y de esta forma pagar los intereses de la deuda. Lo importante es mirar lo que generás, no lo que pagás.

Mientras Argentina siga estudiando cómo reestructurar deuda, pagar menos impuestos, no honrar compromisos y postergar pagos, el país no tiene destino, ya que no será confiable a escala mundial. Esto ya lo sufrimos, ya que el país no crece desde el año 2011. El mejor escenario para este gobierno es que en el año 2023, cuando Alberto Fernández termine el mandato, el PBI sea igual al del año 2019.

 

 

Ultimas noticias

La temperatura mantiene activas a las plagas de invierno y frena...

0
Las temperaturas del primer tercio de la primavera, aun templadas, mantienen aun activas a las plagas que afectan a los cereales de invierno, mientras que frenan...